A través del espejo.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Buffer 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io Made with Flare More Info'> 0 Flares ×

Se encontraba Alicia jugando en el jardín de su casa cuando Carroll la llamó desde el interior. Estaba en un salón lleno de elegantes muebles con un gran espejo al fondo. Carroll situó a la niña delante del espejo y dándole una naranja le dijo:
—Primero quiero que me digas en qué mano tienes la naranja.
—En la derecha —contestó Alicia.
—Ahora —dijo Carroll— fíjate en el espejo y dime en qué mano tiene la naranja la niña que ves en él.
—En la izquierda —dijo Alicia.
—¿Y cómo se explica eso? —le preguntó Carroll.
La niña se quedó dudando, pero al fin dijo:
—Si yo estuviera al otro lado del espejo, ¿no es cierto que la naranja seguiría estando en mi mano derecha?
—¡Bravo, mi pequeña Alicia! —exclamó Carroll—. ¡Es la mejor respuesta que he recibido hasta el momento!

Pues si. Mañana hace dos meses que trabajo en Internet Advantage y ya lo puedo decir: trabajar como gestora de comunidades online me hace feliz.

Me hace sentirme como Alicia, como Alicia al otro lado del espejo: mirando la red con una perspectiva distinta, buscando una lógica ilógica para encontrar la mejor respuesta, cultivando el hábito de pensar en seis cosas imposibles para antes del desayuno. Es necesario salir de tu yo, pensar no como uno mismo, sino como todos. Conservar nuestra muchedad a salvo de la rutina. Correr de un lado a otro, ser curioso, atreverte a probar cualquier cosa nueva que se cruce en tu camino, abrir toodas las puertas y hablar hasta con los monstruos (o los trolls).

Por que eso es lo que es Internet, un espejo en el que se refleja nuestra sociedad. Aquí están todos nuestros sueños, nuestras pesadillas, nuestras ilusiones y nuestros miedos. Nuestros deseos de prosperar y nuestra necesidad de evasión. Todo lo bueno y todo lo malo.

Desde mis comienzos laborales, completamente inmersos en el mundo de internet, (por aquel entonces en Proporta), he notado muchos cambios. Lo que antes era una realidad incipiente, hoy está generalizado, los canales que entonces sólo valían para contactar a unos pocos y adorables “frikis“, hoy llega a todo el mundo. Hoy mi madre está en Facebook.

Estos usuarios, sin embargo, son menos participativos y es más difícil establecer relaciones: el social media se ha convertido en un producto más de consumo de masas y como tal se consume rápido y sin pensar demasiado. La actitud de las empresas también ha cambiado: en 2005 quienes hacían marketing en Internet eran unos pocos convencidos, hoy un gran porcentaje está “porque hay que estar”. Sin embargo, siguen siendo muy pocos los que piden una verdadera estrategia de Social Media, el grueso pide una página en Facebook y una cuenta en Twitter. Son el nuevo “tener una web“, y de momento parece no importar mucho que sea entera en Flash y que no la lean los buscadores.

¿Y qué es para mi ser community manager? Una mezcla de comunicación, psicología, marketing y gestión de empresas, algo de antropología y un toque de informática. Pero todo con un tono fresco, voluntad de colaborar y ganas de que nuestro mundo sea algo más lúdico, más amable, de que la competencia de paso a la colaboración.

Tenemos la oportunidad de darle un nuevo aire a la comunicación y el marketing, pero parece que no podemos evitar caer en viejos vicios: ombliguismo y autoreferencia, “gurusitis“, dogmatización… en resumen, tomarnos demasiado en serio.

Es necesario profundizar, estudiar para conseguir establecer unos criterios y una metodología en una disciplina aún en pañales, pero sin perder de vista la frescura y la vitalidad de sus orígenes. Me gusta ser parte de esta “revolución” y espero que el paso del garaje a la cátedra no hagan que se pierda el rumbo.

En este mundo se hace aún más patente una de mis citas preferidas, atribuida a Chaplin: “Todos somos aficionados, la vida es tan corta que no da para más”. En este mundo es aún más patente que desaprender es el nuevo aprender, como le gusta decir a @seniormanager



Tengo la suerte de volver a empezar junto con un gran equipo, sobrado de talento e ilusión. No tengo uno, si no al menos tres sombrereros locos, a los que desde aquí quiero dar las gracias: @aleyda, @salatinas y, mi compañero de fatigas y nuestro Social Media VIP, @milleiro ¡Gracias, chicos!


Por todo esto y mucho más, ¡me encanta este wonderland!

Related posts:

5 thoughts on “A través del espejo.

  1. Gracias, sombrerero loco. La verdad es que con vosotros da gusto trabajar :) ¿En que se parece un cuervo a un escritorio?

  2. Aaaaa acabo de descubrir ese post!! No me había enterado en aquel entonces!! Muy mal por mi parte, muymal! Como te decía Juan Andrés lo hacías genial y lo sigues haciendo genial 😉 Un abrazote!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


4 + 4 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>